Gustavo Costas, acusado de “negociado” con dos ex jugadores del Astillero

El ex presidente de Alianza Lima de Perú, Héctor Ordóñez, concedió una entrevista extensa a los portales peruanos El Patrón Blanquiazul y El Gran Perico, donde dio a conocer varios detalles de su paso por el conjunto peruano y entre otras cosas anunció un tema muy polémico sobre un viejo conocido.

Gustavo Costas, ex entrenador de Barcelona, fue acusado por Ordóñez, quien dio a entender que el argentino se vio involucrado en un negociado de jugadores, de los que se destacan Hernán Peirone y Pablo Luguercio, ex Emelec y BSC, respectivamente.

A continuación te dejamos la nota.

SEGUNDA PARTE (COSTAS Y ALARCÓN):

¿Cómo descubre los malos manejos de Alarcón?

Guillermo Alarcón fue uno de mis dos o tres mejores amigos en la vida, si hubo alguien a quien quise mucho fue él, he estado a su lado durante 20 años y en un momento él estuvo políticamente muy atacado y siempre fui yo el que puso el pecho por él. De ahí, yo soy director y  presidente de la comisión de fútbol y empecé a ver cosas extrañas, como que él (Alarcón) quería que la pretemporada la organice el director técnico, y yo le decía que para eso estaba Carlos Carpio, la relación con Gustavo Costas fue cada vez más cercana y parecía que él fuera su amigo de 40 años.

Costas quería traer a un jugador paraguayo y yo me opuse, pero Alarcón lo apoyaba y ya ni siquiera me consultaban siendo el director deportivo… Es muy largo el tema, son muchas cosas.

¿A quiénes se refería cuando dijo que en el club habían desleales, arrastrados y arribistas en torno al caso Alarcón?

Tristemente eso le pasa a PPK, le pasa a Humala, eso le pasa a todo el mundo, tienen gente que les dicen a todo sí señor, tú eres el mejor, tienes la razón, eso le pasó a Pocho, todo el mundo le daba la razón y por eso varios ahora están presos con él, en su momento le dieron su respaldo en el directorio sabiendo que ya estábamos “partidos”. A Pocho se le acercaban en los restaurantes a felicitarlo y a decirle que estaba haciendo una gran labor y eso lo mareaba. Al poco tiempo había gente en el club que le decía: “Tito no es el presidente del club, tú eres el presidente, él está tomando decisiones”, Entonces Pocho venía y me decía gritando;¡Yo soy el presidente! Yo le respondía ¿Pocho, qué te pasa, huevón? ¡Claro que eres el presidente, pero yo soy tu amigo! Yo te tengo que proteger, tú no tienes que ponerte a hacer funciones que no corresponden al presidente.

Por ejemplo, se puso a negociar renovación con jugadores cuando no tenía que hacerlo, le ofreció una cantidad a Alexander Sánchez  que no podíamos pagarle y luego me tocó hablar con sus representantes para negociar hacia abajo, pero ellos me decían que el presidente les había ofrecido otra cantidad… Ese figuretismo lo terminó envolviendo.

¿Cuáles son los cuestionamientos que tiene acerca de Gustavo Costas, y por qué dice que es alguien a quien no quisiera de regreso en el club?

La época de Gustavo Costas, en lo deportivo, ha sido buena realmente, pero ha cometido una serie de inconductas que ya pasaron; en realidad no me interesaría hablar de él, pero la conversación se llevó de esta manera.

Yo era presidente de la comisión de fútbol y voy a contarles algunas anécdotas: era octubre del 2009 y Johnnier Montaño terminaba contrato a fin de año, me acerco a Costas a preguntarle si le renovamos contrato y me dice; “Tito, Johnnier es el mejor jugador del fútbol peruano, renovémosle dos años”.

Luego, el 23 de diciembre, ya habíamos perdido los play off con la “U”, y después de haber perdido por un tema táctico, de verdad; yo en ese momento quería sacar a Costas, pero la directiva lo respaldaba y ya le habían renovado contrato. Se me acerca Gustavo Costas y me dice que ya no quería contar con Johnnier Montaño, yo me sorprendo y le pregunto el  por qué y él me dice; “Sí, Tito, lo que pasa es que voy a jugar de diferente manera táctica, quiero prescindir de él, no sé, traspasarlo”. Yo le dije a ver, Gustavo, esas inconsecuencias yo no las permito, hace 3 meses te pregunté y me pediste que le renueve, ahora Johnnier, y con justa razón, para rescindir me va a cobrar un año de contrato y plata no tenemos. Ante mi negativa, Costas me pide hablar con el presidente y luego de hacerlo, me llama Pocho y me dice: “Tito ¿qué hacemos?”, yo le respondo: “Pocho, ya te he dicho, yo quiero sacar a Costas porque tácticamente no da”. Pocho después de escucharme me dice “no te preocupes, déjame ver como lo resuelvo”.

Al día siguiente, el 24 de diciembre, me dice que ya lo resolvió, que habían vendido a Montaño al Newells Old Boys. En la venta lo había ayudado Fernando Alonso, y cuando me dice que lo habían vendido en 100,000 dólares, lancé una serie de improperios a ambos porque el año anterior habíamos recibido una oferta de Dinamarca por Luis Trujillo por 400,000 dólares y no aceptamos porque Costas nos dijo que ningún jugador de Alianza debía salir por menos de un millón; le dije a Pocho “¿y ahora vendes en 12 horas a nuestro mejor jugador por 100,000? ¿No te das cuenta oye huevón? ayer no lo querían porque a lo mejor ya lo habían vendido a Newells por 400,000 o un millón?”

Yo salgo de la oficina diciéndole que iba a botar a Costas y él me pide por favor que no intervenga, que no haga problemas, obviamente al final nunca se fue Montaño, pero él ya se había enterado, no sé cómo y no tenía ni ganas de ir a la pretemporada.

Se hace la pretemporada en Argentina y Alarcón le pide a Costas que busque un lugar y yo me niego porque le digo que Carlos Carpio recibía un sueldo y esa era su obligación. Pocho me pide que no complique las cosas. Al final se hace la pretemporada en Sierra de la Ventana y la organiza Fernando Alonso, según Pocho habíamos conseguido buenos precios. Después, Cesar Pinatte y Carlos Carpio me dice que habían oído comentarios que se había sobrevalorado la pretemporada.

Para mala suerte de Alonso, un oficial de la Policía Federal de Argentina era mi compañero de promoción y le pido que me haga una investigación con los precios verdaderos. Me hace la investigación y arroja que se había sobrevaluado en varias decenas de miles de dólares, pero como Pocho era mi amigo, yo cometo el error de decírselo a él, entonces me pide que esté tranquilo porque ya íbamos a jugar la Copa Libertadores y que no me preocupe que iba a tomar acción sobre el tema.

¿Usted tiene esas pruebas, esa investigación?

Esteee… las pruebas estuvieron en ese momento (…) pero hay más temas; después viene la venta de Wilmer Aguirre, yo ya no era de la comisión de fútbol y me dicen que lo habían vendido al San Luis de México porque era la mejor oferta por varias razones, yo les dije al directorio que habían más de 10 ofertas por Wilmer Aguirre, pero bueno, pregunto cuanto pagaron de comisión y me dicen 100,000 dólares, entonces el tema quedó ahí.
Pero como creo que he dejado una buena impresión, gracias a Dios para mí, me llama una persona muy vinculada y me dice: “Tito, ¿tú sabías que los mexicanos vinieron y hablaron de frente con Pocho por Aguirre? Pocho trajo a Fernando Alonso para que haga la negociación.”

Después de eso yo llamo a México, me identifico y hablo con un Pérez Amel o algo así, este me dice que habló con un argentino y que le dijo que él iba a ser el negociador, no sabía bien de que, porque ellos ya habían hablado antes con Alarcón. Después me dice que le pagaron 100,000 dólares al club, comprenderás que cuando yo me entero de esto, entro al directorio hecho un salvaje, un energúmeno, entonces Pocho me enseña una factura por los 100,000 dólares, esta es la famosa factura china que es de una empresa que vendía carteras.

Después, otro tema con Gustavo Costas; como no pudimos renovarle a Claudio Velásquez porque Rosario Central pedía mucho dinero, viene Diego Rebagliati y me dice: “Oye, ¿no quieres a Peirone?” yo le pregunto si es el chico que le hizo los tres goles a Boca (porque se hizo muy conocido por eso), me dice que sí, que es el quinto extranjero en Emelec y que Sampaoli no lo tiene en cuenta, le dije que iba a consultarlo y así lo hice, le pregunto a Costas si lo quería y me dice “Che, ¿el de los tres goles a Boca? dejáme averiguar”, al día siguiente me llama y me dice: “Tito, mide 1.70, juega por fuera, es zurdo, es muy proclive a lesiones, no es hombre de área y no es goleador, yo quiero un número 9”

Pasa un año, yo ya no estaba en la comisión de fútbol y veo que en los periódicos hablaban de Peirone, llamo a Carlos Carpio para decirle que le avise a Guillermo Alarcón que un año antes Costas lo había rechazado, para entonces mi amistad con Pocho había terminado de la manera más ruin.

Carpio me llama luego y me cuenta que Alarcón le dijo que yo ya no era parte de la comisión de fútbol y que él sabía lo que hacía.

¡Ah no!, yo agarré y mandé un mail (…) creo que eso si lo tengo, con algunas otras cosas, un mail de México también debo tener, bueno, mandé un mail al directorio diciéndole que Peirone jugaba en San Luis de Quillota, ganaba 3,500 dólares, que Gustavo Costas lo rechazó el año anterior por todos estos puntos, que como es posible, etcétera.

Conclusión: llegó Hernán Peirone. El año anterior Diego Rebagliati nos pedía 8500 dólares más 500 de casa, 9,000 dólares, pero bueno, ahora ¡oh maravilla! Lo habían contratado por dos años, y a un extranjero no se le hace contrato por dos años si no se le conoce antes, o no se sabe cómo va a rendir, además le adelantaron una prima por 150,000  o 140,000 dólares. Tercera sorpresa; ¿quién era representante de Peirone? Fernando Alonso…  ¿Que hizo Fernando Alonso? Lo propuso y Costas se lo aceptó, de ahí que van mitad – mitad, eso no puedo saberlo, porque son cosas íntimas.

Otro tema, yo contraté a finales del 2009 a Joel Sánchez, dos años de contrato, porque era una estrellita en Total Chalaco, hizo una buena temporada y en el 2010 la rompe en la libertadores. A fines de año Costas le pide a Alarcón que le renueve un año más a Sánchez, yo todavía era director y llega una oferta por Joel desde Dinamarca que la trae Héctor Añaños por 700,000 dólares.

En ese tiempo Sánchez cambia de representante, ahora lo manejaba Carlos Delgado con quien es muy difícil de negociar, Alarcón le propone renovar pero este no acepta.

El 18 o 19 de octubre, nos vamos a almorzar a Rústica de la Costa Verde y tienen la desgracia que yo estoy en la mesa, ahí estaba Fernando Alonso quien le dice a Pocho: “Presi ¿Ya firmó la renovación Sánchez?” Cuando Alarcón le dice que el jugador no quiere, Alonso le dice a Costas: “congélalo”, en ese momento Pocho pregunta que es “congelar” y yo le digo que es lo que quisieron hacer con Aldo Corzo el 2009 y yo me negué… bueno, al final, al mes se fueron a la pretemporada y no lo llevaron, Joel se fue a la agremiación y al tiempo lo dejaron libre.

Estas son algunas de las cosas que hacen que yo no quiera la vuelta de Gustavo Costas.

Sr. Ordoñez, como usted sabrá, hay personas que definitivamente le van a creer y hay otras que no…

Claro, y eso a mí no me importa, existe una verdad y esa es mi verdad, ustedes me han escuchado años y siempre digo lo mismo.

Entiendo, pero nosotros como comunicadores, tenemos la misión de contar la verdad de las cosas y para eso buscamos la verdad en quienes son parte del caso y usted ha sido parte importante de toda esta historia de Gustavo Costas, un tema que despierta pasiones…

Pero yo no odio a Gustavo Costas, solo que no me interesa hablar (…) lo que hizo, hizo y ya…

¿Tiene usted pruebas de lo que acusa a Gustavo Costas y a su representante Fernando Alonso?

Es Costas – Alonso, nunca los separen, Costas es el instrumento de Alonso… Ahhh, me olvido de algo, les cuento una anécdota; estaba en Miami, y por mi hermano accedo a muchas invitaciones, estaba en una reunión y ahí se encontraba Noboa, que era presidente del Barcelona de Ecuador; me llama a un costado y me dice: “Alianza Lima… yo sé, lo mismo que te pasó a ti con Peirone, me pasó a mí con Costas en Barcelona y Pablo Luguercio…”

Le dije que no sabía nada… pero eso ustedes lo pueden investigar, como es que Costas lo lleva y no termina jugando nada.

Pero lo de Costas a mí no me interesa, lo de Costas sale porque usted (dirigiéndose a El Patrón Blanquiazul) me menciona en su post sin conocerme y por eso es mi interés de aclararle las cosas.

PARTE FINAL  (PING – PONG)

Antes de terminar, vamos a hacerle unas preguntas cortas y usted nos responde en una palabra lo primero que se le venga a la mente ¿ok?

Listo, pero rapidito.

Alianza: Todo
Costas: Deplorable
Alarcón: Dolor
Carpio: Decepción
Zevallos: Respeto
Ratto: Respeto
Un jugador histórico: José Velásquez

Fuente: ecuagol.com

Anuncios

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: