Ismael Rescalvo: Ecuador puede ser una potencia sudamericana

El exfutbolista y entrenador español Ismael Rescalvo dirige por segundo año un torneo en Ecuador. Para el timonel de Independiente del Valle (37 años), su experiencia en la LigaPro es su segunda parada en Sudamérica (tras dirigir en Colombia), una región que considera como la de mayor potencial para crear futbolistas, pero advierte acerca de las deficiencias en el desarrollo cognitivo de los jugadores.

El valenciano, que militó en los clubes Massamagrell, Levante y Torre Levante (donde se retiró en el 2010), y que ha sido DT de los clubes Torre Levante (de la tercera división de España, entre el 2012 y el 2016) y de los colombianos Envigado (2016-2017) y el Deportivo Independiente Medellín (2017-2018), conversó con EL UNIVERSO y dejó ideas como: “Escucho hablar de proyectos y procesos, pero lo considero una mentira. Todos los clubes quieren ganar”. También se refirió a su legado probable en el ahora líder del campeonato.

¿Qué visión tiene del desarrollo y del entorno futbolístico con tres años de labor en Sudamérica?

Junto con Europa esta es otra región muy futbolera, de donde salen muchos jugadores de gran potencial. Si se hace un repaso, de los diez mejores futbolistas de la historia, la mitad son sudamericanos. Con el paso de los años en Sudamérica se está marcando una influencia muy europea. Se apoya más la formación y eso es importante para todos, para los futbolistas y para los directores técnicos.

¿Qué diferencias ha visto entre el trabajo futbolístico que se hace en Sudamérica respecto al europeo?

La inyección económica. (Allá) se invierte mucho no solo en escenarios, sino que se apuesta en la formación de jugadores y capacitación de técnicos. Los clubes trasladan parte de lo que invierten en fichajes a
la formación y educación de jugadores, en darle otras herramientas a los chicos, no solo conceptos. Europa dio ese paso hace mucho, y creo que por ahí viene la gran diferencia (con Sudamérica). Acá hay mucho talento, pero no se invierte lo necesario en esos aspectos.

¿Cree que el nivel académico es limitante para que el jugador explote sus condiciones deportivas?

Sí, porque al final si la parte cognitiva no está desarrollada, eso limita. Por eso es necesario dar herramientas educativas a un chico, porque al igual que pasa horas en cancha debe tener su tiempo de formación académica, ya que no todos van a llegar al profesionalismo, y si no hacen una carrera en el fútbol deben tener bases para que puedan ejercer alguna otra profesión. Eso también es parte de su desarrollo.

¿Una formación integral?

Exacto. No solo impartir filosofía de juego, sino darles herramientas a nivel cultural, porque luego salen a Europa,
y tienen condiciones para ser jugadores de gran nivel, pero por su formación cultural no tienen capacidad de adaptarse. Alejarse de la familia trae dificultades para rendir, por eso hay que darles educación en la parte humana, para que se consoliden y superen buenos y malos momentos. Pero que sobre todo tengan paciencia para poder triunfar, porque no todo les va a llegar de un momento a otro.

¿Qué características ha identificado en el futbolista ecuatoriano?

En general es potente, hábil, pero a eso hay que sumarle la formación. Eso sería la clave porque si llegan muy chicos a los clubes, de 12 o 13 años, se les puede dar formación de seis o siete años hasta llegar al primer equipo. En ese tiempo pueden ser formados y todo su potencial aprovechado.

¿Si se cumplieran esos parámetros cree que Ecuador podría ser potencia a nivel sudamericano?

Creo que puede serlo. Se ha encaminado en ese trabajo y el reflejo se está viendo en las selecciones sub-20 y sub-17 (con base de futbolistas de Independiente) y en el desempeño mostrado en los últimos sudamericanos. La (Tricolor) absoluta está en un cambio generacional, pero lo puede aprovechar también. Es momento de consolidar una idea y, sobre todo, trabajar con futbolistas que pueden adaptarse a ese método.

Al estar identificado con una filosofía de trabajo integral, ¿cómo ha sido su paso por el club del valle?

Me crie con eso, por lo tanto es desafiante llegar a un club que nos brinda todas las herramientas, material para trabajo y material humano. Con jugadores que desde muy chicos se relacionan con esta metodología europea. Eso es lo que maneja Independiente, porque al final es un club que apuesta por los jóvenes y los resultados están ahí.

¿Hay algo pendiente al llegar al primer equipo?

Trabajamos con jugadores de la casa, que entienden la metodología del club, pero cuando llegan al primer equipo todavía hay que darles un toque de formación y adaptabilidad al fútbol profesional. Es un reto divertido porque nos identificamos mucho con esa forma de trabajar. Se les da (en Independiente) la posibilidad de salir a los jóvenes, pero también se quiere ganar; ese es el objetivo principal, pero aquí hay más facilidad de trabajar con las bases.

¿Eso es parte de los denominados procesos?

En el fútbol profesional no existen los procesos. Eso se demuestra semana a semana, con los resultados. Escucho hablar de proyectos y procesos, pero lo considero una mentira. Todos los clubes quieren ganar; por ahí en el trabajo favorece tener un ambiente más o menos tenso, más o menos tranquilo. Hay clubes que tienen procesos, por decirlo de alguna forma, que aguantan más a los técnicos porque creen más en su trabajo, pero para todos el objetivo es ganar.

¿Y en Independiente cómo va ese objetivo?

Es un club que no tiene una masa social grande, no hay mucha hinchada, pero al final el objetivo es ganar, porque cuando no ganas, cuando no hay resultados, las cabezas son las primeras que caen. Al final, si ganas o pierdes, un técnico no es más grande por ganar más títulos, sino por el legado que ha dejado con su estilo.

¿Cuál sería su legado?

Un trabajo entre las formativas y que el primer equipo vaya alineado con un estilo de juego corto, combinativo, asociado, de intentar llegar a la portería contraria con balón controlado y con muchos jugadores. Además, tener ambición por recuperar el balón cuando lo perdemos. Mi estilo es tratar de ganar con un juego vistoso, defender el fútbol bien jugado, bien trabajado.

¿Sudamérica será una catapulta para que usted pueda regresar a casa?

En España hay gran cantidad de técnicos, de los mejores del mundo, y es difícil entrar en el fútbol profesional. Los equipos firman con entrenadores de renombre y eso les cierra el camino a los jóvenes que llegamos con nuevas ideas o metodología. Por eso una opción para nosotros, y para gran parte de los técnicos españoles, es salir para intentar tener una carrera afuera y poder regresar.

¿Le ilusiona poder dirigir en LaLiga de España?

Uno se ilusiona, se visualiza y sueña con algún momento estar en la mejor liga del mundo, con trabajar en mi país y dirigir a algún club importante. Sabemos que hay mucho por recorrer para eso. Nos estamos abriendo camino, trabajamos con honestidad, centrados y buscando metas importantes.

Fuente: eluniverso.com

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: